Ada Keating de 98 años de edad, se mudó al asilo Moss View en Liverpool solamente para cuidar a su hijo de 80 años que se encontraba en el mismo sitio debido a que necesitaba cuidados especiales.

El amor de madre es incondicional, por lo que Ada decidió unirse a los cuidados especiales de su hijo. A todos les ha conmovido la historia, pues aseguran que son inseparables y les fascina pasar tiempo juntos, especialmente jugando y viendo emmerdale.

Tom trabajó como pintor y decorador en los servicios de construcción de HE Simm, en Prescot Road. Más tarde, Tom, se convirtió en residente de Moss View en 2016 por lo que su madre no dudó en ir a su rescate.

”Le digo buenas noches a Tom en su habitación todas las noches y también los buenos días”, dijo Ada. ”Cuando salgo a la peluquería, él va a buscarme para ver cuándo volveré. Cuando vuelvo, viene a mí con los brazos abiertos extendidos y me da un gran abrazo”.

Gracias al cuidado de su madre y sobre todo el amor incondicional que le ofrece, Tom está muy feliz. ”Son muy buenos aquí y estoy feliz de ver a mi madre más, ahora que ella vive aquí. Ella es muy buena. Aunque a veces me dice que me comporte”.

El gerente del lugar de cuidados mencionó a medios: ”Es muy conmovedor ver la estrecha relación que comparten Tom y Ada y estamos muy contentos de haber podido satisfacer sus dos necesidades”. Añadió, ”Es muy raro ver a las madres y a sus hijos juntos en el mismo hogar y ciertamente queremos hacer que su tiempo juntos sea lo más especial posible”.