La caracterización ayuda a la descripción física, de la forma como habla y de las acciones que realiza. Estos rasgos contribuirán a que el personaje actúe de cierta manera, así, habrá personajes que serán impulsivos o calmados, coléricos o reflexivos, valientes o cobardes, alegres o amargados.

“Breaking Bad” nos presenta la historia de Walter White, basada en hechos reales. Un profesor de química con problemas económicos a quien le diagnostican un cáncer de pulmón inoperable. Para pagar su tratamiento comienza a cocinar y vender metanfetamina, junto con un antiguo alumno suyo.

Esta caracterización lo lleva a hacer un cambio en su físico, pasando a estar calvo y verse un poco más demacrado con apoyo de maquillaje.

No todos los personajes hablan y se comportan de la misma manera. Al igual que las personas, tienen cualidades únicas que los hacen expresarse, decidir y actuar de uno u otro modo.

A veces, cuidamos mucho el decorado de la época, la ambientación, pero olvidamos la relación entre personajes y la época en la que se encuentra.
Lo más importante es hacer real al personaje. Para ello, ponte en su piel, piensa cómo hablaría y actuaría, a qué personalidad responde y cómo será su evolución.