Uno de los grandes errores que comenten los ganadores de la lotería es que gritan a los cuatro vientos que han ganado y eso hace que muchos quieran aprovecharse de eso.

El ganador del sorteo millonario estaba decidido a que nadie supiera su identidad y para evitar cualquier peligro al igual quedar expuesto entre sus amigos y vecinos así que acudió a la entrega del cheque con la graciosa máscara de Scary Movie.

El premio del Super Loto fue entregado en los primeros días de febrero y el ganador prefirió recoger el premio sin revelar su rostro ni su nombre, una actitud que muchos expertos financieros recomiendan.

Según estudios asegura que el 70% de la gente que gana la lotería pierde a los 10 años su dinero. Al no mantenerse cautos, además, terminan repartiendo todo su dinero porque se sienten culpables porque ellos recibieron un dinero que quizás le hacía falta a alguien.

Tal vez así de encubierto puede romper ese mito y tener su dinero para mucho más años.