La virtud del amor por el conocimiento y el aprendizaje es una fortaleza por la cual la persona se implica cognitivamente en una actividad. El amor por aprender es muy valioso, porque nos da la libertad de aprender cosas nuevas sin pensar en ello como una obligación.

Sheldon nos demuestra una vez más que mientras se estudia o se conoce cosas de su gusto, se tendrá una gran motivación y gusto por seguir aprendiendo.

Para que se mantenga el amor por el aprendizaje, la persona tiene que aprender de una forma en el cual, favorezca la participación y la colaboración.

Elegimos ser un enamorado, el amor es una opción desde la cual se puede ver la vida perfecta, excitante, plena y maravillosa, lo que hace que aprendamos de una manera positiva y verlo de una forma distinta.

Cuando realizamos nuestras actividades con gusto, nos ayuda a persistir frente a contratiempos, desafíos, y experiencias negativas.