Trabajadores de una estación de autobuses en Brasil están siendo reconocidos por miles de personas por el gran gesto de brindarle alimento, agua y camas que ellos mismos hicieron a adorables perritos callejeros.

Los empleados de la terminal de autobuses Barreirinha acogieron a tres perritos callejeros dentro de sus instalaciones. Varias de las personas que trabajan en la estación ya habían visto a los perritos vagar por las calles con un aspecto descuidado.

Los trabajadores se encariñaron mucho con ellos y al verlos tan necesitados, empezaron a dejarles comida y agua cerca a las puertas de la estación. Como era de esperarse, los perritos comenzaron a percibir la estación como su hogar.

Los empleados los llamaron Max, Pitoco y Zoinho, con el paso del tiempo, los caninos comenzaron a subir de peso gracias a la comida y verse mejor. Sin duda, ellos también se encariñaron con los trabajadores que a diario les dejaban sus provisiones de alimento.

Por si fuera poco, el invierno llegó y la situación de los pobres animalitos que vivían en la calle, les preocupó. Motivo por el que a alguien se le ocurrió que la estación era suficientemente grande y segura para permitirles a los perritos pasar las frías noches.

No dudaron en conseguir llantas, elemento que sobra en cualquier estación de buses y las rellenaron con mantas para que quedaran acolchadas y cómodas. Cuando llevaron al interior de la estación a los perritos, estos no tardaron en ubicarse en cada una de ellas.